La meditación: una herramienta científica para la gestión emocional

En budismo, existen diferentes herramientas de meditación. Por ejemplo, las thangkas son representaciones gráficas, normalmente pinturas realizadas en soporte textil, que se emplean para realizar meditaciones basadas en el propio objeto representado o en el significado contenido en la representación. Las thangkas han sido uno de los sistemas de meditación estudiados en Occidente, no solo por el aspecto cultural y artístico, sino, de una forma científica, por el efecto que producen como sistema de meditación, donde el desarrollo de la atención se convierte en el primer paso para trabajar la gestión de las emociones y cómo esto produce cambios fisiológicos duraderos en el cerebro.

El anterior ejemplo de las thangkas sirve para comprender que la meditación, a través de distintas herramientas, tiene aplicaciones para diferentes situaciones emocionales. Precisamente, la gestión emocional fue uno de los temas con los que se empezaron a abordar algunos resultados científicos acerca de la meditación y su aplicación en la sociedad occidental. Autores como Richard, J. Davidson y Jon Kabat-Zinn, cuyos estudios iniciales desarrollaron planteamientos en los que se cuestionaban aspectos como dónde residían las emociones, fueron precursores de estudios de investigación sobre la meditación, que actualmente se aplican en el ámbito social, empresarial, educativo y de la salud.

Una de las finalidades del Instituto Monjes Budistas Sakya Tashi Ling es poder adaptar el conocimiento ancestral de la meditación budista a través de su comprensión y de su aplicación en la sociedad occidental; donde se mantiene de forma fidedigna los orígenes y las técnicas de la Tradición mediante metodologías aplicables a la actualidad y al día a día cotidiano. Todo ello es el resultado de un proceso de asimilación que se ha producido en la sociedad occidental, donde, por ejemplo, el mindfulness ha sido un relevante paso inicial en el camino de la familiarización de la meditación en nuestra sociedad Occidental, donde predomina el prisma científico y la base empírica sustentada en las investigaciones ya realizadas.